Publicado en Relato

“Lady Smartphone” por Isabel Jenner

En un Londres del siglo XIX…

Lady Florence «Flossie» Easter, hija del marqués de Wessex, se despertó a causa del sobresalto que le produjo un zumbido molesto y repetitivo procedente de la parte derecha de su enorme cama con dosel. No sabía qué hora era, pero estaba segura de que aún era demasiado pronto para despertarse. ¡Había regresado sobre las cuatro de la madrugada de la fiesta de lord Middletown! El sol que se atisbaba tras los ventanales tendría que brillar más alto en el cielo. Con un gruñido, se apartó los cabellos cobrizos del rosto y estiró el brazo para agarrar el fastidioso objeto que la había sacado de su muy necesitado descanso. Presionó el botón inferior para desbloquearlo y el brillo de la pantalla la deslumbró por unos momentos. Adormilada, con los ojos avellana a medio abrir y la boca a medio cerrar, Flossie esperó a que las letras e imágenes se volvieran más nítidas antes de deslizar el dedo sobre el cristal templado. Sigue leyendo ““Lady Smartphone” por Isabel Jenner”

Anuncios
Publicado en curiosidades

Si lo viera Jane Austen…

¡Hola, estimados lectores! Una semana más «A merced de las musas» trae una entrada para curiosos y coleccionistas. En este caso, de la irrepetible y legendaria escritora británica Jane Austen (n. 16 de diciembre de 1775 – m. 18 de julio de 1817), cuyo bicentenario desde su fallecimiento se celebrará en una semana. Es una pena no vivir en Inglaterra, porque allí están teniendo lugar muchos eventos conmemorativos y actividades que me encantaría experimentar: cocinar recetas de la Regencia, jugar a juegos de la época, bailes… ¿Quién no querría disfrutar de todo eso con un precioso vestido corte imperio?  ♫

Jane_Austen_coloured_version.jpg Sigue leyendo “Si lo viera Jane Austen…”

Publicado en Relato

“Tierra adentro” por Marion S. Lee

Después de cinco horas tras el volante, Samantha detuvo el coche junto a la acera.  Estaba cansada. Sentía los brazos agarrotados, el cuello rígido y los ojos secos de tanto tenerlos enfocados en la carretera. Antes de apagar el motor, bajó la ventanilla y giró la cabeza hacia el exterior para sentir en el rostro el aire limpio y fresco. La primavera había llegado a Virginia Occidental, y el olor de las flores de los rododendros así lo anunciaba. Estaba bien respirar algo de aire puro después de tantas horas encerrada dentro de aquel vehículo.

Sigue leyendo ““Tierra adentro” por Marion S. Lee”