Publicado en Andaduras, Aniversario, curiosidades, Inédito, Recuerdos

El beso que todo lo cambió

Tal día como hoy, 17 de abril, pero de 2017, se publicaba Mi mal de amores eres tú. A partir de ahí, comenzó una aventura que no sabría por qué caminos me llevaría, a qué historias me acercaría y a veces hasta yo misma me sorprendo cuando recapitulo, ya que hace un año, este blog, ya estaba en marcha con la ilusión de mis tres fantásticas compañeras.

17884532_228836880928417_6069644827775082622_n

Hoy quiero mostraros cómo surgió ese mundo fantástico de amor que dio como resultado la novela.

Una noche cualquiera, a una hora cualquiera de la madruga, una mente intentaba relajarse después de un buen chute de trabajo. Estaba escuchando música con la mirada clavada en el programa que normalmente utiliza para su selección particular. No pensaba en nada, tampoco oía la música. Era un mero acompañante a la soledad.
De repente, el silencio llenó el salón sin llamar su atención, pero en cuestión de segundos unas notas country la despertaron, la lanzaron a una realidad donde solo existía un beso. Ese que nos hace soñar; que nos centrifuga los sentimientos; nos golpea las emociones; ese beso mágico que nos dan a la luz de la luna, el beso romántico de buenas noches. Ese beso imparable, perpetuo que se graba en los labios. O el beso de amor de Blancanieves, la Bella durmiente y la Cenicienta.
Esa idea del beso fue directa a un final: la pareja con dos niños a la espera de otro. Ahí surgió el comienzo, un regreso a casa para poner la vida en orden, perdonar y continuar adelante sin mirar atrás. Sin fantasmas.

best-top-desktop-kissing-wallpapers-hd-kiss-wallpaper-picture-image-background-16

Con zombies por el medio que se convertían barro.
En la constante repetición de la canción,  la mente visualizó por primera vez a aquel hombre y aquella mujer de nombres todavía desconocidos; uno frente al otro; él la instaba, pinchaba y arrebataba su capacidad de reacción:
—Siempre me dijeron que el corazón de una… Una…
«Vale, ¿cómo se ella? Un nombre musical, sí, hay una canción de… —La mente como una loca buscó a Simon & Garfunkel, grupo que le dio el nombre de su protagonista—. ¡Cecilia! —Se aplaudió a sí misma—. No te emociones que no tiene el apellido. Veamos, Sleepy Hollow, Cecilia, Irving, viaje en el tiempo, La máquina del tiempo, G. H. WELLS, Cecilia Wells».
—Siempre me dijeron que el corazón de una Wells es secreto y profundo. ¿Cómo es el tuyo, Cecilia?
Ella se queda callada, sin saber que responder. La voz de…
«Jolines (el exabrupto fue peor) otra vez. Analiza: ella se llama Cecilia, nombre largo, él debería tener un nombre corto y frecuente en América. Sí, me gusta. —Asintió—. Tim, ufff no por Dios, TinTin ya existe. —Meditó, meditó más, siguió meditando—. ¡Sí que eres difícil muchacho! Thomas, ¡ay, suena a viejo! Thomas… Tom. Sí, ahí estás.»
Ella se queda callada, sin saber que responder. La voz de Tom, a veces, le causaba cierta hipnosis alejándola de la realidad. No era la primera vez que le pasaba, pero sabía que en ese instante debía responder algo, aunque fuese con un monosílabo. Le era imposible, lo único que quería era que él continuase hablando.
Tom se acerco a ella con movimientos medidos y tranquilos. La tenía bloqueada como él quería. Pocos centímetros separaban sus cuerpos. Para salvar aún más la distancia, Tom agarró el bajo de su camiseta y tiró de ella. El cuerpo delgado de Cecilia se pegó al suyo, todavía más estrecho que el de ella.
—Dime Cecilia, cuáles son tus secretos. —Acerca su boca de finos y sugerentes labios a los de ella rosados como y suaves—. Antes de que termine el verano conoceré cada uno de tus secretos, cada rincón de tu corazón, para surcar sus profundidades donde me quedaré.
Cecilia, notando el roce de su aliento, como acto reflejo separó sus labios observando los de Tom. Él no perdió un segundo e hizo lo que tanto tiempo llevaba deseando, besarla. Cuando sus labios se unieron el cuerpo de ella se tensó. Tom para retenerla, llevó una de sus manos a su cintura y la otra a su nuca, lo que le permitió profundizar el beso. Ella,  drogada, se dejó llevar abriendo un poco más la boca lo que Tom aprovechar para introducir su cálida lengua en su boca, lo que provocó que algo en ella se despertara y sus lenguas, cuales samuráis, comenzaran una lucha inevitable para dominar el beso. Pero la lucha no duró mucho, debido a que Cecilia se rindió a la boca de Tom por completo. Nunca la habían besado de forma. Era exigente y tierno, era contenido y gentil, sabía que su poder estaba, precisamente, en no ser vacilante, lo que provocaba y calentaba las entrañas de Cecilia. El deseo a cada movimiento de sus lenguas iba en aumento. Un fuego interno los consumía y ardía desde lo más hondo de su ser. Sabía que él también era consciente de eso, pero parecía no importarle. Sin darse cuenta, cierto signo de magia los rodeo fuerte e invisible, haciendo que su unión fuese indisoluble a pesar de los avatares que les podía tener reservado el destino.

Ese mismo destino que unió a esas dos personas, consiguió que la mente pensante🤯🤯🤯 estallase en un mundo de magia y amor.

Feliz cumpleaños🎂🎂🎂, debería decir. Prefiero: por muchos más.

Anuncios

2 comentarios sobre “El beso que todo lo cambió

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s