Publicado en Opinión, Reseña

Reseña: “Tras el largo viaje” de Lisa Aidan.

 

39851409

Algunas veces, con tanta oferta en el mercado como hay hoy en día, lo tenemos bastante fácil para encontrar una novela que se adapte a nuestros gustos. Pero, en otras ocasiones, creo firmemente que es la novela la que sale a nuestro encuentro, se para en medio de nuestro camino y nos dice “mírame, estoy aquí. Elígeme”. Esto es lo que me ha pasado con la última novela que he leído. Se trata de “Tras el largo viaje” de Lisa Aidan. Os dejo primero la sinopsis:

¿Existe veto alguno en el amor?

Regresar a casa tras cinco años de ausencia debería ser motivo de alegría. Sin embargo, Lili no ha olvidado los motivos que la obligaron a partir.

Su encuentro con Luke Buckard, sheriff del pueblo y veinte años mayor que ella, provoca que empiece a sentirse mejor. Algo que, en un primer momento, no debería suponer ningún problema, salvo porque se trata del padre de su mejor amiga. Dos cosas que, unidas, pueden hacer tambalear sus esquemas y que empiece a cuestionarse los intensos sentimientos que están despertando en ella.

Simultáneamente, otros aspectos de la vida que trata de recuperar se mezclan en toda esa nueva y desconcertante situación; como las insistentes peticiones de su adinerada abuela, la boda de su mejor amiga enpocos meses y las amenazas que ha comenzado a recibir.

En todo ese tiempo nunca perdió el contacto con sus seres queridos; no obstante, sentimientos encontrados la embargan, y es que hay territorios que es mejor no explorar.

¿O tal vez…?

 

De entrada, que uno de los personajes sea un hombre pasados los treinta y cinco o los cuarenta me pareció ya estupendo. Tengo debilidad por ellos, qué le vamos a hacer. Me gustan esos personajes que ya están de vuelta de muchas cosas, que tienen su vida medio resuelta y la mayoría de las cosas claras. Es el caso del protagonista, de Luke Buckard. Luke es el sheriff de un pequeño pueblo. Padre a muy temprana edad de dos hijas: una pequeña de once años y otra que está a punto de casarse, y que es la mejor amiga de la protagonista, de Lili.  A priori, esta situación podría ser extraña, dos personas que se conocen desde siempre, y una de ellas ha visto crecer a la otra. Pero hay cosas que el corazón no entiende, y una de ellas es enamorarte. Luke es un hombre íntegro, entregado a su trabajo y a sus dos hijas, un hombre respetado y responsable, pero que ve sus cimientos tambalearse cuando reaparece en el pueblo la mejor amiga de su hija, que se marchó siendo joven y regresa hecha una mujer hecha y derecha.

Lili es una mujer fuerte, decidida, que antepone el bienestar de quienes le importan por delante del suyo propio, incluso si ello le acarrea algún problema. Es tenaz y perseverante, y no entiende muy bien porqué, al regresar al pueblo, mira más de la cuenta al padre de su mejor amiga.

A Luke le sucede exactamente lo mismo. No entiende bien qué le está sucediendo, por qué busca la compañía de Lili y porqué se queda sin aliento cada vez que ella está cerca.

Hacerle caso al corazón en ambos casos es algo muy difícil para los dos, porque, en el caso de él, Lili tiene la misma edad que su hija. Y en el caso de ella, es el padre de su mejor amiga y se dice a si misma, por activa y por pasiva, que no puede estar enamorándose de él. Me ha gustado especialmente esa manera que tienen los personajes de tratar de analizar sus sentimientos primero, en cómo no pueden creer que estén cayendo enamorados el uno del otro casi sin poder evitarlo. Luke y Lili tienen unos diálogos internos llenos de pasión y de sentimientos, y que tratan de exponer razones convincentes para no enamorarse cuando el corazón ya he hecho su elección.

He disfrutado muchísimo con el proceso de enamoramiento. Aunque al comienzo me pareció un poco apresurado cuando ella regresa de estar cuatro años fuera, el ritmo se adecua de inmediato y me ha dejado momentos en que el estómago me hacía burbujitas cuando estaban los dos personajes juntos, y eso es realmente bueno, al menos para mí lo es. ¡Es tan dulce verlos enamorarse!

La manera en que ambos aceptan sus sentimientos y cómo afrontan su relación me parece muy madura y real. Y de cómo los personajes de su entorno lo hacen, adecuado a la personalidad que la autora les ha conferido a cada uno de ellos.

Mención especial para los secundarios, que acompañan a los personajes en su proceso de crecimiento y de aceptación. No están de relleno, no son simples comparsas, cada uno tiene una función específica y eso es maravilloso poder leerlo.

La narración me ha parecido muy sentida, con muchos momentos en los que el diálogo interior de los protagonistas cobra mucho peso. Es ágil, sincera, tierna en ocasiones y descarnada en otras y no se pierde en cosas superfluas. A mí, personalmente, me ha tenido enganchadísima hasta la palabra Fin.

En definitiva, una delicia de novela y de protagonistas, de esos de los que te terminas enamorando y te dejan resaca. Para que veáis que soy totalmente ecuánime, solo diré que me hubiese gustado un poco más de desarrollo en los dos últimos capítulos, pero a lo mejor ha sido porque no quería perderlos de vista tan pronto, pues se me ha hecho cortísima a pesar de sus más de trescientas páginas. Mi más sincera enhorabuena a la autora porque ha escrito una novela llena de amor y de sentimientos, y eso se nota a la legua.

Solo me queda deciros una cosa: dadle una oportunidad a “Tras el largo camino”. No va defraudaros.

¡Besos para todos!

Marion.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s